road-sign-464641_1920

El comercio de las falsificaciones: Impacto Económico a Escala Mundial

La OECD y la EUIPO publican el informe sobre el estado del arte de las falsificaciones en el mundo: “Trade in Counterfeit and Pirated Goods: Mapping de Economic Impact”

Las falsificaciones suponen el 2,5 % del comercio internacional y se han convertido en una amenaza muy grave para las economías modernas basadas en el conocimiento

La OCDE y la EUIPO han presentado en París el informe sobre el impacto económico a nivel internacional del comercio de productos falsificados, cifrándose en 461.000 millones de dólares, lo que represente el 2,5 % del comercio mundial. Esta cifra es el equivalente al PIB de Austria o la suma del de Irlanda y la República Checa.

Este hecho significa dos cosas. Por un lado, que los titulares de los derechos, los gobiernos y las economías formales en su conjunto sufren pérdidas económicas muy importantes, y por otro, refleja la capacidad financiera de las redes criminales que se dedican a éste tipo de tráficos ilícitos.

El impacto para la UE fue, en 2013, del 5% del total de las importaciones, lo que representan 85.000 millones de euros. La UE en su conjunto es la más perjudicada. Para EEUU y la UE el impacto relativo es dos veces mayor que para el resto del mundo.

Captura de pantalla 2016-04-25 a la(s) 15.49.14

La tendencia que se observa es de incremento respecto al estudio realizado por la OCDE en 2008, en el que el impacto económico se cifró en 1,9% del comercio internacional. Esta tendencia se explica por diversos factores, entre ellos la reactivación de la economía internacional, la mayor apertura y accesibilidad a los mercados globales, el surgimiento y la mundialización de las cadenas de generación de valor, y el incremento de la venta online a través de Internet. Se trata de un fenómeno mundial y dinámico.

Las falsificaciones son una amenaza real y muy grave para cualquier economía basada en la generación de I+D+i, ya que vulneran los derechos de la Propiedad Industrial de sus titulares, principalmente las empresas innovadoras, que pierden valor y competitividad. El crecimiento económico sostenido se sustenta sobre la base de la protección de los derechos de la Propiedad Industrial y del cumplimiento de la normativa relativa a esta materia, por lo que cualquier vulneración o infracción lo menoscaba.

El fenómeno afecta  prácticamente a cualquier tipo de producto, desde artículos de lujo a los de uso común. Cualquier producto al que la PI añada valor económico para los titulares de los derechos de PI y cree diferenciales de precio se convierte en un objetivo para los falsificadores. Entre las falsificaciones es conocida la de medicamentos, productos cosméticos, artículos de higiene y juguetes, que pueden suponer, además, una amenaza para la salud y la seguridad de los consumidores.

El informe destaca que China es el principal productor de artículos falsos, con diferencia respecto a otros países, si bien el fenómeno ocurre en cualquier país y especialmente en economías medias y en emergentes que combinan tres variables, capacidad tecnológica y productiva para la manufactura a gran escala, suficientes infraestructuras y la carencia de una sólida legislación y cumplimiento en materia de Propiedad Industrial. Turquía, Singapur, Tailandia y la India siguen a China, si bien a una gran distancia.

Captura de pantalla 2016-04-25 a la(s) 15.50.05

Los países desarrollados son los más afectados, estando a la cabeza Estados Unidos, Italia, Francia, Suiza, Japón, Alemania, el Reino Unido, Luxemburgo, Finlandia, España y Bélgica. Coincide con los países que más invierten en innovación y donde se ubican las marcas más renombradas. China también sufre el impacto negativo de las falsificaciones de productos de marcas de renombre de su país, no obstante, a una escala menor comparada con los países citados.

El análisis de las importaciones de productos falsificados a la UE identifica una serie de puntos de tránsito intermedios importantes como Hong Kong, China o Singapur. Otros puntos de tránsito se caracterizan por ubicarse en países con gobiernos muy débiles y una marcada presencia de redes de delincuencia organizada e incluso de terrorismo, como Siria y Afganistán. Se han detectado cambios relevantes de un año a otro, en función de cómo los traficantes explotan debilidades de gobernanza. Es una muestra de la capacidad de las redes de falsificación y delincuencia para identificar con rapidez las vulnerabilidades del sistema y aprovechar éstas oportunidades.

Respecto al sistema de adquisición de los productos falsificados se detecta un incremento de envíos pequeños por correo y servicios de envío urgente. Los factores de esta tendencia son el auge e incremento del comercio electrónico a nivel internacional (venta online a través de Internet), la disminución de costes y una manera de eludir mejor los controles aduaneros reduciendo riesgos.

El estudio se basa sobre mercancías incautadas por los servicios de aduanas, por lo que no incluyen falsificaciones de fabricación y consumo nacional, ni productos digitales pirateados en Internet.

 

Ver informe completo

Resumen ejecutivo del informe

Webstream de la presentación del informe en París